Press "Enter" to skip to content

Y después de la maratón, qué

Ya está. Tantos meses de entrenamiento, concentración y esfuerzo han merecido la pena: acabas de cruzar la meta, acabas de lograr la gesta, eres maratoniano o maratoniana, has completado tu primera maratón. El objetivo está cumplido. ¿Y ahora, qué?

Consejos después de correr tu primera maratón

Recupera el tono físico y mental. Aliméntate bien.

Esto es fundamental. Una vez pasada la meta y con la medalla brillando en tu cuello, llega el momento de darle a tu cuerpo un merecido respiro y centrarte en la alimentación e hidratación para devolver a tu organismo todos los nutrientes perdidos en el esfuerzo de carrera. En este artículo de runners.es explican perfectamente qué hacer después de la maratón en estos aspectos. Puedes tomarte una semana de descanso, realizar otras actividades, aprovechar para resolver tareas pendientes…

Al igual que en el apartado físico, en el apartado mental también vas a necesitar un descanso: correr una maratón y toda la preparación que ello conlleva desgastan un montón. Te va a apetecer y vas a necesitar tomarte un respiro.

Es momento de tomarse un respiro

Personalmente, en cuanto a físico acabé bastante bien la maratón, aunque me traje para casa tres problemas en los pies: una ampolla, una uña infectada y un catálogo de uñas negras. A estos problemas se añadía el cansancio mental tras los meses de entrenamiento y el fin de semana tan exigente que supone la carrera. Esto me llevó a pasarme la semana posterior a la maratón de descanso absoluto, trabajando para recuperar los pies y aprovechando para pasear y resolver tareas domésticas. La segunda semana probé con un par de sesiones muy suaves: 7km y 10km a ritmo de calentamiento. Y ya en la tercera semana introduje un rodaje de 10km a ritmo maratón, un día de series (5×1000 con 1min de descanso, 15min de calentamiento previo y 10min de enfriamiento final) y una tirada algo más larga, de unos 12km.

Dedica tiempo a la familia

Ha sido la otra parte sufridora de la maratón: aunque me han apoyado constantemente les ha tocado padecer (o tal vez disfrutar) mi ausencia durante las interminables horas de entrenamiento para la maratón. Como supongo que también será tu caso, es momento de disfrutar de tu familia y planificar actividades en conjunto.

En nuestro caso, después de viajar a Sevilla para competir en su maratón, ahora es momento de volver a la ciudad del color especial para pasar un fin de semana familiar de relax total, ocio y turismo.

Date un capricho

No dejes de felicitarte, de saborear el objetivo logrado. Pero en lugar de caer en la tentación de alimentarte mal o cometer excesos (que una hamburguesa y una cervecita pueden caer, faltaría más), recompénsate con esas zapatillas que anhelabas, con una camiseta nueva, unos pantalones de diseño… Darte ese capricho y estrenar el nuevo material será un estímulo más para volver a los entrenamientos. ¿O qué tal un viaje?

Vuelve a disfrutar de correr

Así de sencillo: salir a correr por el simple hecho de disfrutar, de pasar un buen rato haciendo ejercicio y recorriendo unos kilómetros. La preparación de la maratón te introduce en una rutina marcial, con unos entrenamientos muy estrictos y con un ecosistema muy encorsetado de cara a la prueba: cuida tu alimentación, tu descanso, no te acerques al alcohol…

Después de la carrera solo me apetecía salir a correr sin mirar el reloj, sin controlar el ritmo, las pulsaciones… Solo correr, solo disfrutar.

¿Otra maratón?

¿Realmente te lo planteas? ¿Sí? Pues es síntoma de que la experiencia fue positiva. Ya eres maratoniano/a, por lo que puedes pensar en probar suerte de nuevo en los 42,195km con las ideas mucho más asentadas: sabes que tu cuerpo y tu mente pueden con esa distancia. Es momento de buscar la fecha y lugar en el calendario, planificar una nueva rutina de entrenamiento y, por qué no, pensar en un objetivo más concreto que el de sobrevivir a tu primera maratón.

En mi caso, estoy estudiando la maratón de Madrid, o de Lisboa, o de Barcelona, o de San Sebastián… Tengo claro, eso sí, que no sería hasta la temporada que viene como mínimo.

La montaña

Muchos amigos corredores me comentan la posibilidad de, una vez conquistada la distancia reina en el atletismo en ruta, probar suerte en las carreras de montaña o trail. Es otro concepto y otra mentalidad: olvidarse de ritmos y referencias, caminar cuando sea necesario, disfrutar del entorno, alimentarse de otra manera…

¿Probar el trail?

Personalmente, la idea me atrae mucho. Ya tengo a algún maestro dispuesto a ayudarme en el estreno en montaña. Aunque sí que es cierto que veo el trail como un complemento a la temporada en ruta, no como un fin en sí.

Supera tus marcas

Ha pasado el periodo de descanso tras la maratón, has vuelto a los entrenamientos, el cuerpo y la mente vuelven a responder positivamente… ¡Pues es el momento! Toca aprovechar la inercia y el buen estado de formar tras el entrenamiento del maratón para superar tus marcas personales en otras distancias: 5k, 10k o media maratón.

Busca tu carrera, planifica tu calendario de entrenamiento para mantener tu gran resistencia aeróbica y ganar algo de fuerza y velocidad y prepárate para destrozar el crono.

¿Ultradistancia?

Muchos corredores de maratón sienten la necesidad de probar en distancias superiores a los 42,195km, las conocidas como ultradistancias o ultramaratones. 50km, 50 millas (80km), 100km o 100 millas (160 km) serían algunos ejemplos de carreras con una distancia superior a una maratón. En Extremadura, por ejemplo, tenemos la Milla Romana de Mérida, con una distancia de 100km.

Personalmente, no me lo planteo. La distancia reina del atletismo es más que suficiente para mí.

Otras modalidades deportivas

La bici, esa gran olvidada.
La bici, esa gran olvidada.

Tal vez la maratón es la puerta a probar suerte en otros deportes. Pero ojo, ser un maratoniano no te convierte en triatleta o duatleta, no es momento de venirse arriba y fliparse. Como buen novato en la nueva disciplina deportiva te tocará pagar el peaje: aprender la técnica del nuevo deporte, cambiar el diseño de tus entrenamientos y adaptarte a la nueva modalidad. Quizás también te toque pasar por caja para adquirir el nuevo material necesario.

Personalmente, me atrae la idea del triatlón, comenzando por una modalidad asequible: el triatlón sprint. En mi caso, el peaje sería el apartado de natación: no es algo en lo que tenga mucha técnica y debería comenzar a trabajar en ese área para poder estrenarme en esta disciplina.

Compartir en tus redes

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *